Johann Wolfgang Goethe

Para Benet Casablancas, compositor y admirado maestro de maestros. http://www.accompositors.com/compositores-curriculum.php?idComp=29

Johann Wolfgang Goethe

Heidenröslein

Sah ein Knab’ ein Röslein stehn,
Röslein auf der Heiden,
war so jung und morgenschön,
lief er schnell, es nah zu sehn,
sah’s mit vielen Freuden.
Röslein, Röslein, Röslein rot, 
Röslein auf der Heiden.

Knabe sprach: “Ich breche dich,
Röslein auf der Heiden!”
Röslein sprach: “Ich steche dich,
dass du ewig denkst an mich,
und ich will’s nicht leiden.”
Röslein, Röslein, Röslein rot, 
Röslein auf der Heiden.

Und der wilde Knabe brach
‘s Röslein auf der Heiden;
Röslein wehrte sich und stach,
half ihm doch kein Weh und Ach,
musst’ es eben leiden.
Röslein, Röslein, Röslein rot,
Röslein auf der Heiden.

Empieza la mañana en Santes Creus, monasterio del Císter, bellísimo. Curso de Canto Gregoriano. Benet Casablancas era uno de los profesores. Lo recuerdo hablando sobre Mozart. Cada día unas horas, cada día con más admiración, desde ese primer encuentro. Perderse por el claustro, trabajar la voz, cantar gregoriano.

Después lo seguí en la Escuela de Música de Barcelona. Aprendiendo lo que podía en el poco tiempo que tenía. Ser alumno de Benet es aprender y aprender sin fin.

Recuerdo especial es su casa. Los alumnos del curso. Entre ellos el queridísimo y desaparecido, Pere Comín. Para escuchar música, para fundirnos de belleza en la butaca. Y siempre, cerrando como un broche de oro, Scarlatti, bajo la pulsación magistral de Horowitz. Gràcies, Benet, pel mestratge!